viernes, 13 de enero de 2012

A propósito del nombre de este blog

 Pensé maneras posibles de justificar el nombre del blog, y se me ocurrió esto:

Tengo la lengua
roja
como el fuego
del infierno,
si existiera.
Como las banderas
que se alzan
revolucionarias.
Como la sangre
derramada
de mis camaradas
en combate.
Como las manos
heridas
de mis hermanos
explotados.
Como los ojos
desvelados
de soñadores
crónicos.
Saludablemente
roja
tengo la lengua.



5 comentarios:

  1. Me gustó la narración sobre tu visita a la Iglesia. Te comparto esto: http://www.youtube.com/watch?v=ZYhZVqODYsI

    ResponderEliminar
  2. Gracias lector/a anónim@! me gustó mucho y además es de Rusia, que le da un plus de belleza :)

    ResponderEliminar
  3. Con ese sentimiento puedo decir que yo también tengo la lengua más roja que nunca.
    Proletario de todos los países, !uníos!

    ResponderEliminar

Tu aporte es valioso para seguir mejorando. Comenta aquí: