jueves, 31 de mayo de 2012

LOS FACHOS, LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y LAS IDEAS DE TROTSKY


El martes 8 de mayo, en la víspera de la aprobación de la Ley de Identidad de Género, Carlos Eguía, conductor de ContraFuego en la radio 90. 7 nuevamente dio muestras claras de sus prejuicios y de su ideología. En este caso, quienes sufrieron las agresiones fueron las personas trans y travestis. A ellas se refirió este conductor, diciendo que eran “payasos disfrazados” y poniendo de manifiesto su rechazo por la Ley de Identidad de Género, recientemente aprobada. La respuesta enfurecida de la comunidad LGTBI no se hizo esperar. Se organizaron escraches públicos y se está trabajando para hacer la denuncia correspondiente.

 No es la primera vez que este señor manifiesta en un medio de comunicación opiniones homolesbotransfóbicas. Además, blanco de su intolerancia hemos sido las mujeres, feministas, inmigrantes, y militantes de izquierda, en reiteradas oportunidades. Este conductor cuenta con el apoyo de la radio en la que trabaja, y se saca fotos abrazado a Sobisch. Por lo tanto ya sabemos qué clase de intereses defiende. No es la voz del pueblo. Mientras que difunde ideas xenófobas, homolesbotransfóbicas, misóginas y fascistas  al pueblo, se abraza con los corruptos y asesinos del pueblo. 

Carlos Eguía a la derecha, abrazando a Jorge Omar Sobisch, ex gobernador de Neuquén, autor intelectual del asesinato del maestro Carlos Fuentealba.

Esta clase de conductores es la que, por ejemplo, premia APTRA (Asociación de Periodistas de Televisión y Radios Argentinas), que el año pasado le otorgó el Martín Fierro Federal por Mejor labor periodística masculina, hecho que despierta el más profundio repudio y asco de parte de quienes sufrimos cotidianamente sus prejuicios y discriminación.

Por eso, desde la juventud del PTS pensamos que es importante combatir estas ideas nefastas que se propagan por los medios, repudiándolas, denunciándolas, pero también difundiendo otra clase de ideas. Nosotrxs apostamos a que se conozcan las ideas revolucionarias del trotskismo, ideas de libertad para acabar con la opresión y la explotación de todxs. Para eso elaboramos boletines, blogs (al costado los pueden ver en la "trokosfera"), páginas de internet, publicaciones como la revista Revolución, el periódico La Verdad Obrera (lo pueden ver a la izquierda en este blog), TV PTS, el programa de radio Pateando el Tablero, impulsamos la Cátedra Libre Karl Marx, etc. En Córdoba este mes lanzamos el primer programa de televisión de la izquierda en Argentina: Giro a la Izquierda, cuyos videos se pueden encontrar en Internet.  Además impulsamos el proyecto de Ediciones IPS junto al CEIP “León Trotsky” y la Casa-museo de México de lanzar una gran colección –que ya comenzó– de Obras escogidas, para que los trabajadores y la juventud puedan acceder fácil y directamente a Trotsky.

Todo esto porque, como decía Trotsky: Ni las amenazas, ni las persecuciones, ni la violencia nos detendrán. Será tal vez sobre nuestros huesos, pero, la verdad se impondrá. Le abriremos el camino. La verdad vencerá.(Quatrieme Internationale), y en palabras de George Orwell: "En tiempos de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario”.  A esto apuntamos desde la juventud del PTS, a desenmascarar las mentiras de los poderosos, y no nos vamos a callar, aunque sigan pululando fachos como Carlos Eguía por los medios de comunicación.

* Link para escuchar una canción de protesta que hice repudiando la homolesbotransfobia de Carlos Eguía:  http://uploads3.mp3songurls.com/1325202.mp3




domingo, 20 de mayo de 2012

Convivir con el enemigo?

Almorzar. Terminar de almorzar, ir al living, saludar a mis sobrinos, sonreir....y de repente, ver una mierda de foto de Cristina mal pegada en la pared. Tener ganas de vomitar.¿De dónde mierrrda salió esa foto? Recordar...
En la escuela donde trabajo me habían dado un par de cuadernillos que venían de Nación. En uno de ellos estaba la foto de Cristina con Nestor, abrazados. Mi papá hace un comentario sobre su querida presidenta y yo sarcásticamente le digo: ¿Por qué no se hace un cuadrito con esta foto? Le paso el cuadernillo bien, pero él arranca la hoja.
Hoy se me ocurre mirar la pared y ahí estaba la maldita foto, pegada en la pared con una cinta skotch marrón, horriblemente pegado. Mi sobrina de 4 años lo hubiese hecho mejor, y eso es lo que dijo mi mamá.
Voy a la cocina y digo con toda la indignación del mundo: ¿Cómo pueden pegar eso en la pared? Salta  mi cuñado, enferrrmo. Me dice: ¿Que no la querés a nuestra presidenta? . No. No la quiero. ¿Por qué? Porque no. Pero vení, hablemos de política....
No. No hablo un carajo. Con tipos como vos no hablo un carajo. Tipos babosos, machistas, abusadores como vos, que andan con toda impunidad por la calle, amparados por su querida presidenta....
Andá a cagar..
Portazo..
Me encierro..
Otra vez al retiro de mi habitación..
Acá estoy
sola de nuevo...

Optimismo revolucionario

Las cátedras libres Karl Marx tienen aristas, a veces insospechadas.

 Yo siempre me voy un poco por la tangente, pero las cátedras me han dado elementos para discutir sobre moral revolucionaria con algunos compañeros y compañeras que atraviesan situaciones personales difíciles (hablo de depresión, abusos, golpes, enfermedades graves, homofobia, etc).

Me gustó mucho lo que dijo Raúl, y también CÓMO lo dijo. Cuando habló de OPTIMISMO REVOLUCIONARIO, ese optimismo que se puede ver también en su forma de hablar.

La lección que me llevo de la cátedra es la del optimismo revolucionario. La situación mundial, que no es la misma que en el 2001, ni en la década del 70, o a principios del siglo XX, tiene sus particularidades. Evidentemente hay crisis, que puede desembocar en que la gente se vaya a la izquierda o a la derecha, pero ahí está en nosotros plantearnos cómo actuar frente a la crisis, con qué actitud y en aras de qué objetivo.

 Trotsky fue un optimista toda su vida, a pesar de que habían matado a muchos de sus camaradas, a sus hijos, y además lo perseguían a él. No aflojó, porque creía que la revolución permanente era el camino para acabar con la explotación y la opresión. Tenía una estrategia y un objetivo claro. De la misma manera, esa actitud frente a la vida también estaba en la clase obrera militante de los 70, acá en Argentina. Hoy me levanté y me quedé mirando el afiche de Memorias para Reincidentes, que tengo al lado de mi cama, y de repente noté que en todas las fotos los obreros salen sonriendo, ahí también nuestro compañero Montes, con una gran sonrisa y el puño izquierdo en alto. En plena lucha, con la triple A encima, con la burocracia asesina, con los militares, pero los tipos y las tipas sonriendo. Era tanto su optimismo revolucionario que hubo que diseñar todo un plan nefasto para exterminar a toda esa generación combativa. También tenemos el ejemplo de los obreros de Zanon, que luchan contra todo un sistema de explotación, y que hasta han arriesgado sus vidas, y como dice Raúl, si hay que dejar el cuero en algo, que sea por algo grande.

Y acá estamos nosotros,  que nuestra moral tambalea, que a veces nos dejamos afectar por cosas tan triviales en comparación con algunos compañeros y compañeras que la han tenido que remar cuesta arriba toda su vida. El optimismo revolucionario es la actitud que hay que tomar en cada lucha de la vida, ya sea lucha política, sindical, social, o por la salud, etc, pero porque sabemos que no es luchar por luchar, sino que tenemos un objetivo grande detrás: el socialismo, la total liberación de la humanidad, a través de una estrategia clara: la revolución permanente. Como Trotsky dijo:

"Si nuestra generación se ha revelado débil para imponer el socialismo en la tierra, dejemos al menos a nuestros hijos una bandera limpia. La lucha que se desarrolla sobrepasa de muy lejos en importancia a las personas, a las fracciones a los partidos. Es una lucha por el porvenir de la raza humana. Será una lucha dura. Y larga. Los que buscan la tranquilidad y el confort que se aparten de nosotros. En las épocas de reacción, ciertamente, es más cómodo vivir con la burocracia que investigar la verdad. Pero aquellos a los que el socialismo no les resulta una palabra vana sino el objetivo de su vida moral, ¡adelante! Ni las amenazas, ni las persecuciones, ni la violencia nos detendrán. Será tal vez sobre nuestros huesos, pero, la verdad se impondrá. Le abriremos el camino. La verdad vencerá. Bajo los golpes implacables del destino, me sentiré dichoso, como en los grandes días de mi juventud, si he logrado contribuir al triunfo de la verdad. Pues la más grande felicidad del hombre no está en la usufructo del presente, sino en la preparación del porvenir.” León Trotsky, Quatrieme Internationale.

**************************************************************

El derecho al optimismo revolucionario

Demostraba claramente en mi artículo "La URSS en guerra" que la perspectiva de un sistema de explotación ni obrero ni burgués, es decir, "colectivismo burocrático", es la perspectiva de la total derrota y decadencia del proletariado internacional, la perspectiva del más profundo pesimismo histórico. ¿Existen razones auténticas para adoptar esta perspectiva? No está de más inquirir sobre el asunto entre nuestros enemigos de clase.
En el número semanal del bien conocido periódico France Soir, de 31 de agosto de 1939, hay un reportaje muy instructivo sobre una entrevista entre Hitler y el embajador francés, Coulondre, celebrada el 25 de agosto. (La fuente de informaci6n debe ser el propio Coulondre.) Hitler se jacta del pacto que ha firmado con Stalin ("un pacto realista") y "lamenta" la sangre francesa y alemana que se desperdiciará.
"Pero -objeta Coulondre- Stalin se expone por los dos lados. El verdadero ganador (en caso de guerra) va a ser Trotsky, ¿no cree usted"?
"Lo sé -responde el Fuhrer-, pero como Francia e Inglaterra dan a Polonia completa libertad de acción...", etc.
Estos caballeros han tenido a bien ponerle un nombre individual a los que esperan la revolución. Pero ésta no es la esencia de esta dramática conversación, justo en el momento en que se rompían las relaciones diplomáticas. "La guerra va a provocar inevitablemente la revolución", dice el representante de la democracia imperialista, temblando de pies a cabeza y tratando de atemorizar a su adversario. "Lo sé -responde Hitler-, lo sé", como si se tratara de una cuestión decidida hace ya mucho tiempo. ¡Sorprendente diálogo!
Los dos, Hitler y Coulondre, representan la barbarie que avanza sobre Europa. Ninguno de ellos duda que su barbarie será derrotada por la revolución socialista. Las clases dominantes de todos los países capitalistas del mundo son hoy conscientes de ello. Su total desmoralización es uno de los elementos más importantes de la correlación de fuerzas actual. El proletariado tiene una dirección joven y todavía ilusionada. Pero la dirección de la burguesía apenas se tiene en pie. Al principio de una guerra que no pueden impedir, estos caballeros están convencidos de antemano del colapso de su régimen. ¡Este hecho debe de ser para nosotros fuente de un invencible optimismo revolucionario!

18 de octubre de 1939. L.T.



******************************************************************
EL GRAN SUEÑO


Febrero de 1917. Estalla la revolución más violenta de todos los tiempos. En una semana la sociedad se deshace de todos sus dirigentes: el monarca y sus hombres de leyes, la policía y los sacerdotes; los propietarios y los funcionarios, los oficiales y los amos.
No hay ciudadano que no se sienta libre de decidir en cada momento su conducta y su porvenir.
Surge entonces, de los más profundo de Rusia, un inmenso grito de esperanza, en esa voz se mezcla la voz de todos los desesperados, los humillados, los desdichados.
En Moscú, los obreros obligan a sus dueños a aprender las bases del nuevo derecho obrero.
En Odesa, los estudiantes dictan a su profesor un nuevo programa de Historia de las civilizaciones; en el ejército los soldados dejan de obedecer a sus superiores.
Nadie había soñado jamás con una revolución así.
Ahora ese sueño circula por las venas de todas las almas desesperadas y desdichadas de este planeta.
La gran debilidad de muchos “revolucionarios” consiste en su absoluta incapacidad de entusiasmarse, de elevarse sobre el nivel rutinario de las trivialidades, de hacer surgir un vinculo vital entre el mismo y los que los rodean. El que no puede enardecerse, no puede enardecer su vida ni las de los demás. La fría malevolencia no es bastante para adueñarse del alma de las masas.
Muchos revolucionarios contemplaron la revolución con envidiosa alarma. Es que la vida personal de los revolucionarios siempre traba su percepción de los grandes acontecimientos en los que participa.
Pero la tragedia de las pasiones individuales exclusivas es demasiado insípida para nuestro tiempo. Porque vivimos en una época de pasiones sociales. La gran tragedia de nuestra época consiste en el choque de la personalidad individual con la comunidad.
Para alcanzar el nivel de heroísmo y abonar el terreno de los grandes sentimientos que dan vida, es menester que la conciencia se sienta ganada por grandes objetivos. Toda catástrofe individual o colectiva es siempre una piedra de toque, pues pone al desnudo las verdaderas relaciones personales y sociales.
Hoy día es necesario probar este mundo.
El poeta, por ejemplo, se sintió independiente del burgués y hasta se peleo con él. Pero cuando el asunto se trato de la revolución, resulto un parásito hasta la medula de los huesos. La psicología del individuo así mantenido y dedicado a ser sanguijuela humana, no tiene rastros de bondad de carácter, respeto o devoción.
Hoy día los señoritos estudian todavía en libros a costa del sacrificio de los explotados, se ejercitan en periódicos y crean “nuevas tendencias”. Pero cuando una revuelta se produce enserio, enseguida, descubren que el arte se encuentra en las cabañas, en los mas recónditos agujeros, donde anidan las chinches. Es necesario derribar a la burguesía porque es ella quien le cierra el camino a la cultura.
El nuevo arte no solo desnudara la vida, sino que le arrancará la piel.
Amar la vida con el afecto superficial del deleitante, no es mucho merito. Amar la vida con los ojos abiertos, con un sentido critico cabal, sin ilusiones, sin adornos, tal como se nos aparece con lo que ofrece, esa es la proeza.
La proeza también es realizar un apasionado esfuerzo por sacudir a aquellos que están embotados por la rutina, obligarles a abrir los ojos y hacerles ver lo que se aproxima.

León Trotsky

lunes, 14 de mayo de 2012

La serpiente de la lengua roja en Memoria para reincidentes








































¿POR QUÉ APARECE LA SERPIENTE ROJA EN MEMORIAS PARA REINCIDENTES?
 Rescaté este artículo de La Verdad Obrera, que habla sobre el VIBORAZO.

El “Viborazo”

Fecha: Jueves 23 de febrero de 2006 LVO

El llamado “segundo Cordobazo”, como el de 1969, tendrá un gran protagonismo obrero, pero esta vez los sindicatos clasistas cumplirán un rol central.
En marzo de 1971 el gobierno reemplaza al gobernador de Córdoba por el interventor conservador Camilo Uriburu. La CGT provincial llama a un paro activo contra la intervención y se realiza una concentración. Como respuesta a la movilización social que se había hecho constante en Córdoba, Uriburu declara que en la provincia “anida una venenosa serpiente cuya cabeza pido a Dios me depare el honor histórico de cortar de un solo tajo”.
La Comisión de lucha de la CGT vuelve a llamar a un paro para el 12 de marzo. SITRAC y SITRAM convocan a un acto en la localidad de Ferreyra. El Plenario de Gremios Confederados de la regional resuelve la realización de dos paros activos de 14 horas. Unas 13.000 personas se concentran en un acto dirigido por SITRAC-SITRAM, cuyos dirigentes son oradores.
“Grupos de manifestantes comienzan a anudar alambres de construcción entre los semáforos, arrancan vallas de madera de las obras en construcción y barrican el cruce de las avenidas que confluyen en la Plaza (...) el segundo Cordobazo está lanzado. [las] zonas tomadas abarcan unas 550 manzanas, en su mayoría vinculadas entre sí (...) Las fuerzas represivas permanecen controlando la zona céntrica, a espaldas de los manifestantes, que avanzan hacia los barrios (...) De esta manera planteadas, las acciones de las fuerzas populares se prolongaron durante unas doce horas.” (Balve, Lucha de calles, lucha de clases).
Al día siguiente el Plenario de Gremios Confederados resuelve un paro activo. El gobernador Uriburu renuncia.
El diario cordobés La voz del Interior publica una caricatura que muestra a una serpiente que se ha devorado al gobernador Uriburu...

El Viborazo, 15 de marzo de 1971


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aprendiendo de las lecciones que nos dejó la historia. Retomamos estas memorias para reincidir. Retomamos la tradición de los militantes obreros de los 70, para incidir hoy en la realidad. 

La serpiente del Viborazo sigue viva.

Este es el homenaje de La Lengua Roja.

martes, 8 de mayo de 2012

Sobre LA BOLCHEVIQUE ENAMORADA

Alexandra Kollontai

  «Mi intención al escribir este libro es que sirva, aunque sea poco, para combatir la vieja hipocresía burguesa de los valores morales y para demostrar una vez más que empezamos a respetar a la mujer, no por su `moral buena', sino por su actuación, por su sinceridad, con respecto a los deberes de su clase, de su país y de la humanidad en general».


 Son palabras de la propia Alexandra Kollontai (San Petersburgo, 1872-Moscú, 1952), recogidas a modo de prólogo con motivo de la primera edición en 1927 en Moscú de «La bolchevique enamorada», una novela que merece un lugar en nuestras bibliotecas. Reproduzco aquí una reseña del libro escrita por el compañero Javi Caceros, que seguro después de leerla van a querer conseguir la novela al toque.


Leí el sábado pasado el libro en cuestión y quede bastante impresionado, quería compartir con ustedes un resumen que hice del mismo para motivarlos a que lo lean.
La bolchevique enamorada ve la luz por primera vez en 1927, según su autora, dicho libro “es puramente un estudio psicológico de las relaciones sexuales del periodo de posguerra” pero a mi criterio dicha definición se que queda corta debido a que en el interior de la obra no solamente se ve el estudio que Kollontai hizo sobre las formas en que se relacionaban sus  compañeros camaradas plasmada en una historia de amor sino que además está la instantánea histórica de una época transicional en la que el joven e inexperto estado obrero se comenzaba a deformar en forma grotesca debido al re-surgimiento de una nueva burocracia que crecía al ritmo de la NEP.
La protagonista de la historia es una joven obrera textil de veintiocho años llamada Vassilissa, su abierta oposición a la guerra y a las desigualdades de género la convierten en una destacada activista por los derechos de las trabajadoras, primero en la fábrica y luego cuando se une al partido bolchevique como funcionaria en su comuna. Sus días transcurren en medio de actividades partidarias y trabajo social hasta que un día conoce en una asamblea a un destacado orador y ex anarquista llamado Volodya con el que comienza a tener una relación que deviene en romance. El surgimiento de la guerra civil sumado la urgencia de sus tareas los obliga a separarse por casi un año hasta que se vuelven a encontrar para vivir juntos, pero nada seria los mismo. Volodya cambio su retórica revolucionaria por argumentos economicistas a la hora de justificar los nuevos lujos con los que decoró la enorme casa que usaría como jaula de oro para “proteger” su amor con la protagonista, sin mencionar el empleo de sirvientes en el hogar. Vassilissa se encuentra en el dilema moral de serle fiel a un amor tormentoso que además le exige que adopte las formas y estilo de vida de una burshui (burguesa) o seguir su carrera como revolucionaria impulsando los reclamos y necesidades de los más necesitados: el proletariado y las mujeres trabajadoras. Valiéndose de unos recursos literarios ricos y coloridos la autora muestra el tormento que padece el corazón de la protagonista al querer defender un ideal de amor revolucionario basado en la libertad, igualdad y la camaradería  al confrontarlo con los aspectos más característicos de la moral sexual burguesa manifestados en los celos, el sentimiento de posesión, la infidelidad y la doble moral.
Kollontai nos cuenta una historia de amor, pero también retrata un momento histórico de la URSS en donde comienza a brotar el germen de una nueva burguesía que destruirá las bases de la democracia obrera. A lo largo de toda la obra se pueden apreciar el surgimiento de de dos grupos de personajes “los individuos de la NEP” adjetivo peyorativo con el que se denominaba a estos nuevos ricos que se benefician directamente con la política económica agraria y “los suyos” como llamaba Vassilissa a sus camaradas de clase ya sean bolcheviques o proletarios. La interacción y conflictos de estos dos grupos se manifiestan a lo largo de la historia dando a entender la lucha de sectores que comenzaban a surgir como lo caracterizó Trotsky, un año después de la publicación de este libro, desde su exilio en Alma Ata “en el partido de Lenin no solamente ha nacido', sino que ha tomado forma un ala derecha sólida que tiende hacia una 'neo-NEP', es decir, hacia el capitalismo por etapas”.
Considero este libro de un gran valor para la moral revolucionaria por dos razones: la primera es la magnífica descripción de cómo va desapareciendo lo mejor de la generación de Octubre y conjuntamente surge la decadente burocracia del aparato estatal. La segunda es por su aporte al mostrar los dolores y placeres de una pareja de revolucionarios que intenta tener una relación amorosa basada en la libertad, igualdad y camaradería.
Saludos Bolcheviques.    
  Javi Caseros.

Pueden descargar el libro en el siguiente enlace: https://docs.google.com/file/d/0Bw5Zm10Cq88HMjY2MGVjZGQtNzQ5My00YTM3LTg4NjYtNTM3NzBjOGYzZDg0/edit