sábado, 30 de marzo de 2013

el papa, los chupacirios y nosotrxs, la izquierda.


Cuando apenas asumió Bergoglio en su reinado papal, no sabía muy bien cuáles iban a ser las repercusiones o los giros que podía causar en la sociedad.  Ahora, a estas alturas, ya me tiene re podrida el cinismo elevado a la enésima potencia con el cual se pretende presentar a Bergoglio como el papa "de los pobres", la "esperanza latinoamericana", el progresismo de la Iglesia. El "ahora se vienen tiempos mejores" y "los argentinos sí que estamos bien", el sentimiento de nacionalismo y espiritualidad en el súmmum de todos los hogares cristianos y bien constituidos de la nación, son claras muestras de que se viene un período duro para el movimiento de mujeres y LGTBI (lesbianas, gays, trans, bisexuales, intersex).

Una de las primeras muestras de lo que se nos viene se dio hace unos días cuando un joven, Pedro Robledo, de San Isidrio, sufrió una grave golpiza al grito de "El papa es argentino, no pueden haber putos argentinos". Mientras tanto Clarín, TN, nos bombardean con imágenes del nuevo papa y cada paso que da: el papa tropezándose, el papa riéndose, el papa de san lorenzo, el papa lavando los pies, el papa en el piso, papapappapapapapafffffffffff. Cristina por su parte, por su visita al vaticano con tono místico afirma que "Al ingresar me invadió una tranquilidad perfecta y me sentí, por primera vez en ese lugar, más argentina que nunca", además dice "Cuando estoy con Francisco le digo que como Megafón lo esperan batallas celestiales. Se ríe es mi libro preferido, me encanta Marechal".

 Detrás los kirchneristas "anticlericales" reacomodándose, empiezan a saludar al pontífice, que tiempo atrás denunciaban, y defendiendo a su querida Kristina diciendo que es su deber como estadista estar en buenas relaciones con el papa QUE YA NO ES BERGOGLIO. Sí, claro, "el papa ya no es Bergoglio", y con esto del cambio de nombre y el nuevo título, aprovechan para darle semejante lavado de cara a un tipo que estuvo implicado en la dictadura, llamado a declarar 3 veces, que sabía de la desaparición de bebés y lo negó, y que pudiendo proteger a dos sacerdotes de su propia orden no lo hizo, los entregó.

Por otro lado la centroizquierda, centrista y más barrilete que nunca, saluda al nuevo papa. Binner y Pino Solanas (ahora al lado de Lilita Carrió, la amiga íntima de Bergoglio, y ojo! la que había vaticinado que sería papa!) sin ningún reparo irían a arrodillarse a besarle el anillo al papa. Más chupacirios imposible. Si eso es la "izquierda" la derecha donde está?

FotoEn cambio, nuestro diputado ceramista, Raúl Godoy, por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, no apoya la designación del papa porque está a favor de la separación de la Iglesia del Estado. Las denuncias que hicimos contra Bergoglio y su pasado ligado a la dictadura repercutieron en muchos lugares del mundo. Todo esto a días de conmemorarse otro año 24 de Marzo, recordando a los 30000 compañerxs detenidxs y desaparecidxs durante la dictadura. En ese día en todo el país salimos a denunciar el rol que jugó la Iglesia en la dictadura, pero también empresas como Ford o Ledesma. Exigimos carcel común y perpetua para todos los genocidas! Y denunciamos también que se está volviendo a los métodos de la dictadura con el proyecto X, con el cual la gendarmería espía a los luchadores y luego nos arman causas. 
FotoLxs Lesbianas, gays, trans, bi e intersex también recordamos el 24 de marzo que 400 desaparecidxs eran LGTBI. Este dato no apareció en los primeros documentos al llegar la democracia por presión de la Iglesia. La misma Iglesia que hoy tiene a Bergoglio como máximo representante. Bergoglio, que llegó a decir que  el matrimonio igualitario "Es la pretensión destructiva del plan de Dios" y "No se trata de un mero proyecto legislativo (éste es sólo el instrumento) sino de una "movida" del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios", entre otras cosas. Bergoglio es también un acérrimo opositor al aborto. 



Foto
FotoEn este punto, Kristina, la derecha y el Papa (y la centroizquierda sojera! con Lilita!) se abrazan y se revuelcan todos juntos en el mismo lodo mientras cientos de mujeres siguen muriendo y sufriendo heridas por abortos clandestinos! Por eso más que nunca es necesario que nos organicemos con independencia de los partidos patronales para pelear por nuestros derechos, porque los derechos no se mendigan, se conquistan! porque está a la vista que no podemos confiar en los gobiernos que pactan con la iglesia! Exijamos separación de la Iglesia del Estado, que los curas y el papa se vayan a laburar! Basta de subsidiar a la Iglesia! Aborto libre, seguro, legal y gratuito!

 Foto: intervención artística  en la marcha de la memoria ,el poli represor custodiando ala presidenta ,.

Querés leer más al respecto? visita:

http://www.pts.org.ar/spip.php?article22208

domingo, 10 de marzo de 2013

Marcha 8 de Marzo de Pan y Rosas Neuquén




Cientos de mujeres marcharon por las calles neuquinas, por los derechos de la mujer trabajadora, y contra la violencia hacia la mujer. Pan y Rosas estuvo en este pliegue, junto a las trabajadoras de la educación, junto a trabajadoras domésticas, textiles, ceramistas, de la salud, etc, y junto a estudiantes y amas de casa.

El 8 de marzo, previo a la marcha, las panroseras estuvimos impulsando la Campaña en apoyo al Proyecto de Ley presentado por el diputado de la banca obrera del FIT en Neuquén, Raul Godoy, y también en apoyo a la enorme lucha que vienen llevando adelante las/os trabajadores/as de la Educación. Además de juntar firmas con los petitorios, hicimos una campaña gráfica, invitando a la gente a que se sacara fotos con las consignas de la campaña.Sumate vos tambien, sacate una foto y pegala en nuestro muro!


























Este es el volante que hicimos para agitar en la marcha del Día Internacional de la Mujer Trabajadora


Volante por la Pepa Gaitán

El volante que repartimos en el "Pepazo", organizado por Sin Cautivas y Diversidad de Río Negro y Neuquén, a tres años del fusilamiento de la Pepa. Dijimos presente, llevando nuestra posición política.

martes, 5 de marzo de 2013

A 3 años del asesinato de la Pepa Gaitán...


A 3 años del asesinato de Natalia "Pepa" Gaitán, decimos presente! 



Este terrible crimen expresa brutalmente la discriminación que sufrimos quienes no “encuadramos” en la norma heterosexista somos condenadas a la marginación, la discriminación y la violencia. Las instituciones de la familia, la escuela, la Iglesia y los propios medios de comunicación se encargan de transmitir estos valores heterosexistas que, hasta se transforman en violencia asesina. En este país y bajo este sistema capitalista si sos gay, lesbiana o trans, se te dificulta cien veces más conseguir trabajo (en el marco de que el 30% de los jóvenes sufre la desocupación, el 45% de los trabajadores están precarizados, etc), acceder a la salud o a la educación. La discriminación por la orientación sexual es moneda corriente, además de la persecución policial.


Pero esa discriminación no es casual, es consecuencia de los nefastos prejuicios y consideraciones que hacen instituciones reaccionarias, como la Iglesia Católica, que tienen influencia en nuestra sociedad, gracias al amparo y sostenimiento del Estado y el gobierno. Por eso el camino para conquistar todos nuestros derechos es el de la lucha, la organización y la movilización de un poderoso movimiento LGTB independiente del Estado y sus instituciones.


Por eso para nosotrxs es fundamental seguir luchando contra la HOMO-LESBO-TRANSFOBIA. Para terminar con la discriminación por la orientación sexual de las personas, es necesario imponer además la separación de la Iglesia y del Estado ya!

Nuestra sexualidad se ha convertido en un millonario negocio... un nuevo “mercado rosa” que tolera la diversidad de la cual nutre sus bolsillos.

La lucha por una nueva manera de vivir nuestra sexualidad, liberada de todas las cadenas de la explotación y la opresión, empieza por destruir esas cadenas para construir una sociedad sin explotados ni explotadores, donde verdaderamente alcancemos la emancipación de la humanidad.

La juventud del PTS se pone de pie junto a todas y todos los explotados, para lanzar este grito de guerra contra el sistema capitalista que nos oprime.

* ¡Basta de violencia heterosexista!
*¡Fuera la Iglesia de nuestras escuelas, de nuestras vidas y de nuestras camas! Basta de subsidios a la Iglesia. Por la separación de la Iglesia del Estado.
* Por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas. *Por el derecho al aborto libre, seguro y gratuito.

LGTBI en la Juventud del PTS - Pan y Rosas Neuquén 




Boletín Pan y Rosas-Juventud PTS para Cs de la Educación, UNCo


Día de la Mujer - Humanidades - Pan y Rosas Nqn

Se suspende la reunión de hoy en ATEN hasta nuevo aviso.
Marcha por el día de la mujer trabajadora: Viernes 19 hs. 

viernes, 1 de marzo de 2013

Selección de poemas de Mario Benedetti


ARCO IRIS

A veces
por supuesto
usted sonríe
y no importa lo linda
o lo fea
lo vieja
o lo joven
lo mucho
o lo poco
que usted realmente
sea

sonríe
cual si fuese
una revelación
y su sonrisa anula
todas las anteriores
caducan al instante
sus rostros como máscaras
sus ojos duros
frágiles
como espejos en óvalo
su boca de morder
su mentón de capricho
sus pómulos fragantes
sus párpados
su miedo

sonríe
y usted nace
asume el mundo
mira
sin mirar
indefensa
desnuda
transparente

y a lo mejor
si la sonrisa viene
de muy
de muy adentro
usted puede llorar
sencillamente
sin desgarrarse
sin deseperarse
sin convocar la muerte
ni sentirse vacía

llorar
sólo llorar

entonces su sonrisa
si todavia existe
se vuelve un arco iris.


DEFENSA DE LA ALEGRIA

Defender la alegría como una trinchera 
defenderla del escándalo y la rutina 
de la miseria y los miserables 
de las ausencias transitorias 
y las definitivas 

defender la alegría como un principio 
defenderla del pasmo y las pesadillas 
de los neutrales y de los neutrones 
de las dulces infamias 
y los graves diagnósticos 

defender la alegría como una bandera 
defenderla del rayo y la melancolía 
de los ingenuos y de los canallas 
de la retórica y los paros cardiacos 
de las endemias y las academias 

defender la alegría como un destino 
defenderla del fuego y de los bomberos 
de los suicidas y los homicidas 
de las vacaciones y del agobio 
de la obligación de estar alegres 

defender la alegría como una certeza 
defenderla del óxido y la roña 
de la famosa pátina del tiempo 
del relente y del oportunismo 
de los proxenetas de la risa 

defender la alegría como un derecho 
defenderla de dios y del invierno 
de las mayúsculas y de la muerte 
de los apellidos y las lástimas 
del azar 
y también de la alegría.



HAGAMOS UN TRATO

Compañera 
usted sabe 
puede contar 
conmigo 
no hasta dos 
o hasta diez 
sino contar 
conmigo 

si alguna vez 
advierte 
que la miro a los ojos 
y una veta de amor 
reconoce en los míos 
no alerte sus fusiles 
ni piense qué delirio 
a pesar de la veta 
o tal vez porque existe 
usted puede contar 
conmigo 

si otras veces 
me encuentra 
huraño sin motivo 
no piense qué flojera 
igual puede contar 
conmigo 

pero hagamos un trato 
yo quisiera contar 
con usted 

es tan lindo 
saber que usted existe 
uno se siente vivo 
y cuando digo esto 
quiero decir contar 
aunque sea hasta dos 
aunque sea hasta cinco 
no ya para que acuda 
presurosa en mi auxilio 
sino para saber 
a ciencia cierta 
que usted sabe que puede 
contar conmigo.



Selección de cuentos de Eduardo Galeano


Alexandra


Para que el amor sea natural y limpio, como el agua que bebemos, ha de ser libre y compartido; pero el macho exige obediencia y niega placer. Sin una nueva moral, sin un cambio radical en la vida cotidiana, no habrá emancipación plena. Si la revolución social no miente, debe abolir, en la ley y en las costumbres, el derecho de propiedad del hombre sobre la mujer y las rígidas normas enemigas de la diversidad de la vida.
Palabra más, palabra menos, esto exigía Alexandra Kollontai, la única mujer con rango de ministro en el gobierno de Lenin.
Gracias a ella, la homosexualidad y el aborto dejaron de ser crímenes, el matrimonio ya no fue una condena a pena perpetua, las mujeres tuvieron derecho al voto y a la igualdad de salarios, y hubo guarderías infantiles gratuitas, comedores comunales y lavanderías colectivas.
Algo después, cuando Stalin decapitó la revolución, Alexandra consiguió conservar la cabeza. Pero dejó de ser Alexandra.
Autor: Eduardo GaleanoDel libro: Espejos (Una historia casi universal).

**********************************************

Selección de poemas de Roque Dalton



Acta

En nombre de quienes lavan ropa ajena
(y expulsan de la blancura la mugre ajena).
En nombre de quienes cuidan hijos ajenos
(y venden su fuerza de trabajo
en forma de amor maternal y humillaciones).
En nombre de quienes habitan en vivienda ajena
(que ya no es vientre amable sino una tumba o cárcel).
En nombre de quienes comen mendrugos ajenos
(y aún los mastican con sentimiento de ladrón).
En nombre de quienes viven en un país ajeno
(las casas y las fábricas y los comercios
y las calles y las ciudades y los pueblos
y los ríos y los lagos y los volcanes y los montes
son siempre de otros
y por eso está allí la policía y la guardia
cuidándolos contra nosotros).
En nombre de quienes lo único que tienen
es hambre explotación enfermedades
sed de justicia y de agua
persecuciones condenas
soledad abandono opresión muerte.
Yo acuso a la propiedad privada
de privarnos de todo.



Los Burócratas

Los burócratas nadan en un mar de aburrimiento
tempestuoso.
Desde el horror de sus bostezos son los primeros
asesinos de la ternura
terminan por enfermarse del hígado y mueren
aferrados a los teléfonos
con los ojos amarillos fijos en el reloj.
Los burócratas tienen linda letra y se compran corbatas
sufren síncopes al comprobar que sus hijas se masturban
deben al sastre acaparan los bares
leen el Reader Digesty los poemas de amor de Neruda
asisten a la ópera italiana se persignan
firman los pliegos nítidos del anticomunismo
los hunde el adulterio se suicidan sin arrogancia
tienen fe en el deporte se avergüenzan
se avergüenzan a mares
de que su padre sea un carpintero.


Selección de poemas de Gioconda Belli

DESDE LA MUJER QUE SOY

Desde la mujer que soy,
a veces me da por contemplar
aquellas que pude haber sido;
las mujeres primorosas,
hacendosas, buenas esposas,
dechado de virtudes,
que deseara mi madre.
No sé por qué
la vida entera he pasado
rebelándome contra ellas.
Odio sus amenazas en mi cuerpo.
La culpa que sus vidas impecables,
por extraño maleficio,
me inspiran.
Reniego de sus buenos oficios;
de los llantos a escondidas del esposo,
del pudor de su desnudez
bajo la planchada y almidonada ropa interior.
Estas mujeres, sin embargo,
me miran desde el interior de los espejos,
levantan su dedo acusador
y, a veces, cedo a sus miradas de reproche
y quiero ganarme la aceptación universal,
ser la "niña buena", la "mujer decente"
la Gioconda irreprochable.
Sacarme diez en conducta
con el partido, el estado, las amistades,
mi familia, mis hijos y todos los demás seres
que abundantes pueblan este mundo nuestro.
En esta contradicción inevitable
entre lo que debió haber sido y lo que es,
he librado numerosas batallas mortales,
batallas a mordiscos de ellas contra mí
-ellas habitando en mí queriendo sser yo misma-
transgrediendo maternos mandamientos,
desgarro adolorida y a trompicones
a las mujeres internas
que, desde la infancia, me retuercen los ojos
porque no quepo en el molde perfecto de sus sueños,
porque me atrevo a ser esta loca, falible, tierna y vulnerable,
que se enamora como alma en pena
de causas justas, hombres hermosos,
y palabras juguetonas.
Porque, de adulta, me atreví a vivir la niñez vedada,
e hice el amor sobre escritorios
-en horas de oficina-
y rompí lazos inviolables
y me atreví a gozar
el cuerpo sano y sinuoso
con que los genes de todos mis ancestros
me dotaron.
No culpo a nadie. Más bien les agradezco los dones.
No me arrepiento de nada, como dijo la Edith Piaf.
Pero en los pozos oscuros en que me hundo,
cuando, en las mañanas, no más abrir los ojos,
siento las lágrimas pujando;
veo a esas otras mujeres esperando en el vestíbulo,
blandiendo condenas contra mi felicidad.
Impertérritas niñas buenas me circundan
y danzan sus canciones infantiles contra mí
contra esta mujer
hecha y derecha,
plena.
Esta mujer de pechos en pecho
y caderas anchas
que, por mi madre y contra ella,
me gusta ser.



LOS PORTADORES DE SUEÑOS 

En todas las profecías
está escrita la destrucción del mundo.
Todas las profecías cuentan
que el hombre creará su propia destrucción.

Pero los siglos y la vida
que siempre se renueva
engendraron también una generación
de amadores y soñadores,
hombres y mujeres que no soñaron
con la destrucción del mundo,
sino con la construcción del mundo
de las mariposas y los ruiseñores.

Desde pequeños venían marcados por el amor.
Detrás de su apariencia cotidiana
guardaban la ternura y el sol de medianoche.
Las madres los encontraban llorando
por un pájaro muerto
y más tarde también los encontraron a muchos
muertos como pájaros.
Estos seres cohabitaron con mujeres traslúcidas
y las dejaron preñadas de miel y de hijos verdecidos
por un invierno de caricias.
Así fue como proliferaron en el mundo
los portadores de sueños,
atacados ferozmente por los portadores de profecías
habladoras de catástrofes.

Los llamaron ilusos, románticos, pensadores de utopías,
dijeron que sus palabras eran viejas
y, en efecto, lo eran porque la memoria del paraíso
es antigua en el corazón del hombre.

Los acumuladores de riquezas les temían,
lanzaban sus ejércitos contra ellos,
pero los portadores de sueños
todas las noches hacían el amor
y seguía brotando su semilla del vientre de ellas
que no sólo portaban sueños
sino que los multiplicaban
y los hacían correr y hablar.
De esta forma el mundo engendró de nuevo su vida
como también habia engendrado
a los que inventaron la manera
de apagar el sol.
Los portadores de sueños sobrevivieron
a los climas gélidos,
pero en los climas cálidos
casi parecían brotar por generación espontánea.

Quizá las palmeras, los cielos azules,
las lluvias torrenciales
tuvieron algo que ver con esto.

La verdad es que como laboriosas hormiguitas
estos especímenes no dejaban de soñar
y de construir hermosos mundos,
mundos de hermanos, de hombres y mujeres
que se llamaban compañeros,
que se enseñaban unos a otros a leer,
se consolaban en las muertes,
se curaban y cuidaban entre ellos,
se querían, se ayudaban
en el arte de querer
y en la defensa de la felicidad.

Eran felices en su mundo de azúcar y de viento,
de todas partes venían a impregnarse de su aliento,
de sus claras miradas.

Hacia todas partes salían
los que habían conocido,
portando sueños,
soñando con profecías nuevas
que hablaban de tiempos de mariposas y ruiseñores
y de que el mundo no tendría que terminar
en la hecatombe.

Por el contrario, los científicos diseñarían
puentes, jardines, juguetes sorprendentes
para hacer más gozosa la felicidad del hombre.
Son peligrosos - imprimían las grandes rotativas.
Son peligrosos - decían los presidentes en sus discursos.

Son peligrosos - murmuraban los artífices de la guerra.
Hay que destruirlos - imprimían las grandes rotativas.
Hay que destruirlos - decían los presidentes en sus discursos.
Hay que destruirlos - murmuraban los artífices de la guerra.
Los portadores de sueños conocían su poder,
por eso no se extrañaban.

También sabían que la vida los había engendrado
para protegerse de la muerte que anuncian las profecías
y por eso defendían su vida aún con la muerte.

Por eso cultivaban jardines de sueños
y los exportaban con grandes lazos de colores.

Los profetas de la oscuridad se pasaban noches
y días enteros
vigilando los pasajes y los caminos
buscando estos peligrosos cargamentos
que nunca lograban atrapar
porque el que no tiene ojos para soñar
no ve los sueños ni de día, ni de noche.

Y en el mundo se ha desatado un gran tráfico de sueños
que no pueden detener los traficantes de la muerte;
por doquier hay paquetes con grandes lazos
que sólo esta nueva raza de hombres puede ver
la semilla de estos sueños no se puede detectar
porque va envuelta en rojos corazones
en amplios vestidos de maternidad
donde piesecitos soñadores alborotan los vientres
que los albergan.

Dicen que la tierra después de parirlos
desencadenó un cielo de arcoiris
y sopló de fecundidad las raíces de los árboles.
Nosotros sólo sabemos que los hemos visto,
sabemos que la vida los engendró
para protegerse de la muerte
que anuncian las profecías..



8 de Marzo: Mujeres laboriosas, mujeres peligrosas. Entrevista a María Moreno, obrera textil de Terrassa, España.


8 de Marzo: Mujeres laboriosas, mujeres peligrosas

Voces y relatos de lucha de las obreras (60’s y 70’s) Entrevista a María Moreno, obrera textil de Terrassa

Por Cynthia Lub



Este 8 de marzo queremos dedicarlo a las mujeres trabajadoras que durante las décadas del ‘60 y ‘70 en el Estado español protagonizaron una lucha incesante contra la explotación laboral, cuando ser mujer, obrera, inmigrante, significaba luchar en una situación “diferenciada” dentro de un potente movimiento obrero en auge. Estas peligrosas mujeres, mientras luchaban contra la dictadura patronal, cuestionaban a un Régimen dictatorial en sus aristas más misóginas, en un contexto de transformaciones económicas bajo un proceso de industrialización en el que el trabajo femenino se estaba reconfigurando. Y entre 1950 y 1975 el número de las mujeres asalariadas aumentaba, al mismo tiempo que otras no lo abandonaban cuando tenían hijos. Es así que la conflictividad laboral femenina chocaba con todo un aparato legislativo, educativo e institucional el cual, junto al gran peso de la Iglesia, impuso un orden patriarcal que brindaba a las mujeres un destino absolutamente determinado por lo biológico, bajo los valores “cristianos y españoles” cuyo rol obligado era someterse a la tutela de los hombres junto a la restauración de la familia como cuna del Nuevo Estado franquista.
Estas peligrosas obreras textiles tejieron los hilos de una potente historia. Una historia de una gran actualidad para este siglo XXI sumergido en una gran crisis, de enorme retroceso social y de los derechos de la mayoría de las mujeres. Y en el que no suena extraño luchar por “igual trabajo, igual salario”, contra la discriminación laboral, contra la doble y a veces triple explotación y opresión, es decir contra ese sistema patriarcal tan íntimo amigo del sistema capitalista. Estas experiencias las queremos reflejar a través de la historia de María Moreno, quien había llegado a Terrassa (Catalunya) en 1967 con 17 años del sur de España, de Córdoba, para trabajar como obrera textil. Estuvo más de 35 años en la fábrica Hilaturas Castell trabajando, luchando incansablemente, organizándose con sus compañeras, quienes hasta lograron ocupar la fábrica para recuperar los puestos de trabajo, y la pusieron a producir bajo el control de las obreras.
***
Cuando del hogar a la fábrica las mujeres se vuelven peligrosas
María era parte de esas miles de mujeres, que como su madre, también obrera textil, venían de los pueblos del sur de España: eran los tiempos de gran afluencia de corrientes migratorias de las regiones más agrarias hacia los centros industriales de Madrid, Catalunya, País Vasco o Asturias: Llegué aquí, y entré a trabajar en el textil, en la fábrica Hilaturas Castell, trabajé 35-36 años hasta que cerraron. Mi madre trabajaba en el textil también, en la fábrica Torra de Neira. Yo recién venía, y entraba a las 4 y 20 de la mañana a trabajar todos los días menos los domingos, era horroroso, yo venía de un pueblito, a mí me cambió la vida totalmente. Yo me acuerdo que dentro de la fábrica, con el ruido tan grande que había sólo pensaba en cantar las canciones de mi pueblo para que no se me olvidaran, fue un choque muy fuerte. La pasamos muy mal los inmigrantes a donde quieras que vayamos...
Pero pronto María recuperará fuerzas en los convulsivos años de la “Terrassa roja”, donde abundaban las fábricas textiles, en un momento en el que la incorporación de la mujer al trabajo asalariado significó un cambio de gran trascendencia en el rol social de la mujer. En Catalunya, la industria textil había sido la avanzada de la economía. Ésta se basaba en una mano de obra intensiva femenina: en 1968 en todo el Estado las mujeres ocupaban el 75% de la mano de obra de la industria textil, con un gran peso en Catalunya”(1) (…)
Cuando María llega, muy pronto su sentimiento de nostalgia es reemplazado por el de rebeldía, cuando conoció a las “folloneras”: En la fábrica había un grupo de chicas más mayores que yo, y cuando entré me las presentaron otras compañeras como “las folloneras, y me dijeron que no me juntara con ellas porque siempre creaban problemas y entonces yo dije: ahí ni me arrimo. Igual después me fui uniendo a las “folloneras” porque aunque yo no tenía noción de nada, las veía más compañeras. Porque si estábamos haciendo conos, y yo tenía que hacer 50 kg de hilo y al final del día me hacía 49 kg me quitaban dinero. Las “malas”, las “folloneras”, cuando se dieron cuenta que yo no llegaba y que podía reducir mi salario, me ayudaban, me echaban conos que hacían ellas a mi caja. Yo ahí empecé a ver que las malas no eran tan malas... Y claro, empezaron a luchar por la igualdad entre todas las trabajadoras. Yo me fui dando cuenta de todas esas cosas y cada día me fui uniendo más a ellas...
María, era parte de esa nueva generación de mujeres que, como un motor imparable, mientras se enfrentaban a la patronal por sus derechos laborales, se estaban enfrentando sin saberlo al modelo de mujer franquista que se había impuesto durante ya más de tres décadas, la mujer sumisa, decente, “ángel del hogar”, y como ella misma dice “católica, apostólica y romana”: Claro yo venía de un pueblecito, con una vida tranquila y cuando llego aquí a Terrassa, a mi padre ya le dijeron: “María sola en Barcelona, átala fuerte eh?” porque en Barcelona las cosas no eran tan tranquilas, mi padre me ató tan fuerte que un poco más y me asfixia! (…) Y entonces el gerente de la empresa cada día iba a misa y luego entraba a la fábrica, y yo al principio pensaba qué bueno este señor... Pero luego poco a poco me fui dando cuenta que no... Teníamos unas máquinas con 300 púas enormes, ruidosas. Entonces, en la fábrica del textil, el gerente, el mayordomo, el jefe de personal, por unos cristales nos vigilaban todo. Y hubo un momento que yo me apoyé un segundo en la pared porque sentía mucho dolor, porque tenía la regla. Y en ese segundo bajaba por la escalera el señor que todos los días iba a misa. Y viene el encargado y me dice: ¿Qué te pasa María, te encuentras mal? Y claro, yo le dije que no me encontraba mal. (…) Y el encargado me contestó: Bueno, sólo te digo una cosa, si te encuentras mal, te vas a tu casa, porque sólo el respiro le cuesta dinero al dueño, eh? Entonces yo, durante tres días lloré, lloré y lloré, hasta que me desahogué. Y así fui haciendo conciencia poquito a poco, de que si el respirar yo le costaba dinero al dueño, pues yo quería seguir respirando, le costara dinero o no, quería seguir respirando con más libertad de la que hasta ahora venía respirando. Y ahí empecé la lucha, y me sentí mucho mejor. Y claro, dejé de ser la católica apostólica y romana, de antes (…)
Hombres, eran los encargados, los pesadores y... los jefes de personal. En máquina, éramos todas mujeres...
Comenzaba a nacer una militancia obrera femenina vinculada directamente a las condiciones de trabajo. Conscientes o no, su propia experiencia las llevaban a cuestionar los valores conservadores de la institución familiar y su reproducción en la vida pública y laboral. Chocaban contra un imaginario colectivo de creencias negativas- basadas en la diferencia sexual de naturaleza universal e inevitable-, sobre las mujeres, que anulaban así sus potencialidades para alcanzar la igualdad. Y de esta manera se justificaba la gran discriminación laboral y salarial: en 1963, el salario/hora medio de las mujeres en la industria alcanzaba un 80% de los salarios masculinos, pero en 1971 había empeorado al 75%” (2). La lucha por “igual trabajo, igual salario” estaba a la orden del día. María como muchas mujeres empezaban a “descubrir” que la lucha de las mujeres obreras no era la misma que la de sus compañeros hombres: En aquel tiempo, sinceramente yo el feminismo no lo percibía. No, entre otras cosas porque como éramos todas mujeres y yo en aquel momento no era consciente de la desigualdad de la mujer. Pero sin saberlo, yo ya era feminista, yo ya estaba trabajando para reivindicaciones de las mujeres, no? Esto me di cuenta más tarde, cuando vi que los hombres les pagaban más que nosotras, ellos tenían más tiempo, eran mirados de otra manera, no los controlaba nadie. Y a nosotras las mujeres sí! Si íbamos al lavabo y si tardábamos ya nos controlaban. Hombres eran los encargados, los pesadores y luego eran los jefes de personal. En máquina, éramos todas mujeres... Nosotras una vez montamos una porque queríamos ser pesadoras, ¿por qué no podíamos? (…) ¿Por qué nos ponen en sitios según ellos más inferiores? Pero luego te das cuenta: si no hay gente que hacía hilos, no podía haber pesadores. Pero esto lo fuimos descubriendo poco a poco, y así empezamos a luchar por la igualdad de los sueldos, y luego lo conseguimos después de años de lucha. (…)
La ocupación de la fábrica: “Las máquinas ahora mismo son nuestras... y vimos que se podían mantener los puestos de trabajo...”
María nos cuenta cuándo y por qué decidieron ocupar la fábrica y ponerla a producir: Había rumores de que la fábrica estaba en crisis... Entonces pedimos que vengan los economistas de comisiones, hicieron un estudio y vieron que había un fraude grande. Y empezamos a denunciar la situación, hasta que cuando volvimos de vacaciones, y el 12 de octubre se cerró. (…) Vino Comisiones, hicimos asamblea y decidimos que como había mucha faena, las máquinas estaban llenas de faena!, pues dijimos que íbamos a seguir. Un día se presentan a desalojar la fábrica, con la policía y la jueza. Nosotros lo sabíamos, y estábamos todas las mujeres en la puerta, y los hombres detrás. Y les dijimos: de aquí no nos vamos, si queréis echarnos nos tendréis que echar, pero con la fuerza y matándonos. Porque si no les vamos a poder dar de comer a nuestros hijos nos matáis, y ya está. Y la jueza no puso resistencia ninguna, nos miró, miró a la policía, y se fueron. Desde aquel día ya dijimos, después de una asamblea de todas las trabajadoras y el comité: aquí hay faena, y nos quedaremos a trabajar. (…) las máquinas ahora mismo son nuestras, aquí no va a venir nadie a llevárselas. Así que nosotras podíamos vender los géneros y vimos que se podía mantener los puestos de trabajo. Estuvimos siete meses encerradas, hicimos tres turnos: mañana, tarde y noche...
¿Y si hoy ocupáramos las fábricas que cierran?
(…) María ya conocía muy bien la experiencia de la fábrica Zanon de Argentina, ocupada y puesta a producir bajo control de los trabajadores. (…) Reflexionábamos con María, sobre si la ocupación de fábricas, puestas bajo control de los trabajadores, puede ser una salida a la crisis, ante los cientos de cierres de empresas y miles de despidos: Sí, claro! Yo les diría que no se resistan a la primera de cambio cuando les digan “ya está cerrada la fábrica”, no. Hay que luchar, hay que resistir, y hacer todo lo humanamente posible para trabajar, y para que tu trabajo tenga un sentido demostrando que podemos trabajar sin los empresarios. Todo lo que hemos hecho conseguido luchando, no puede desaparecer porque a un empresario le dé la gana. No rendirse, luchar y luchar. Ahora mismo vamos de camino a la mani contra los desahucios, tenemos que demostrar siempre que “sí se puede”. Porque todo lo que hemos ganado ha sido con la lucha de los trabajadores. Si ocupáramos las fábricas cuando los empresarios quieren cerrarlas, además de impresionante, los empresarios se acojonarían! Porque si ellos vieran que los trabajadores pueden hacerse con la fábrica se lo pensarían un poquito. Sería impresionante en un momento en el que están cerrando empresas de manera acojonante..., y además, de empresas con beneficios! Como nos contaban en la charla de ayer los de Seat. Ayer luchábamos con miedo, pero contra la dictadura de Franco, hoy se cree en la “democracia” pero lo que hay es una dictadura patronal....
Notas
1- Nash, Mary, Trabajadoras: un siglo de trabajo femenino en Catalunya (1900-2000), Barcelona, Generalitat de Catalunya, 2010, p. 145.
2- Nash, Mary, Op. Cit., p. 144