sábado, 14 de septiembre de 2013

Los hermanos enfrentados - Polarizaciones frente a la represión


_Ya no se puede caminar por las calles. Chorros, drogones ¡A esos hay que eliminarlos a todos! ¡Hay que tirarlos a todos juntos al fondo del mar! Tienen que volver los milicos. Antes sí que estábamos mejor. Ninguno de esos podía hacer nada, había que andar derecho, porque si no ahí te quiero ver. 
_¡Pero che, los milicos eran los malos! Si un pibe insultaba a un policía lo llevaban a la barda, le pegaban un tiro y listo. Ahí no podías hacer nada. Si te asesinaban un hijo, no tenías justicia. Se aprovechaban. Abusan del poder. Los que desaparecieron no eran malos. Los mataban porque eran zurdos, porque eran políticos.

Así hablaban dos hermanos. El primero, jefe de familia, trabajador altamente calificado, sueldo arriba de 10000 pesos, aparentemente sin vicios. El segundo, visto por la sociedad como un borracho, drogadicto, depresivo, mal padre, flojo, mal trabajador. ¿Cuál vale más? Para este sistema el primer hermano vale, el segundo es desechable.  

Y pensar que el miércoles que viene se cumple un año más de la desaparición de Julio López, desaparecido en la dictadura y desaparecido en democracia. Y pensar que el lunes que viene se cumple un año más de la noche de los lápices, cuando los pibes reclamaban por el boleto de colectivo...Pero muchos no tienen memoria, y otros tantos realmente creen que Julio López y aquellos pibes de La Plata eran delincuentes que se merecían lo que les pasó.  

Ante la crisis política y económica, las polarizaciones ideológicas se incrementan. Discusiones como la que relaté al principio se escuchan por todos lados, sobre todo en las últimas semanas, desde que la policía de Sapag -la misma policía que asesinó a Fuentealba y a pibes como Matías Casas y Braian Hernández- reprimió escandalosamente a quienes nos manifestábamos en contra del acuerdo YPF-Chevrón, en contra del fracking y la contaminación.

En estas circunstancias la izquierda se abre paso, por eso hoy hubo una asamblea abierta del PTS, para seguir organizándonos, para salir a luchar. Hay que convertir toda la bronca en militancia. No alcanza con tirar piedras, no alcanza con molotovs ni limones. La clase obrera es el gigante poderoso que debe despertar para aplastar las cabezas de las cucarachas imperialistas. 


(((((((((((ESTE ARTÍCULO ES EL SEGUNDO QUE PUBLICO EN MI OTRO BLOG, EL CUAL DARÉ A CONOCER QUIZÁ MÁS ADELANTE. ESTE SERÁ EL ÚLTIMO POST QUE ESCRIBIRÉ EN ESTE BLOG, AL MENOS POR AHORA. FUE LINDA LA EXPERIENCIA. AHORA QUIERO AVANZAR EN ESCRIBIR MÁS COSAS PROPIAS, Y EN OTRO ESTILO DISTINTO DE CÓMO VENÍA ENCARANDO ESTE BLOG. MUCHAS GRACIAS POR LEERME Y ACOMPAÑARME)))))))